In Sin categoría

¿Te imaginas vivir sin la música de tu grupo favorito? ¿Qué pasaría si no pudieras darle descanso a tu mente con unos minutos musicales?

Estar en un bar con todo el mundo bailando a tu alrededor y no ser capaz de distinguir que canción está sonando. Aunque parezca increíble existen personas que no pueden diferencian los tonos. Cuando escuchan música en realidad para ellos solo hay un sonido estridente y no pueden distinguir una melodía de otra.

Este tipo de trastorno neurológico recibe el nombre de amusia  y es un tipo de agnosia, es decir, la pérdida de la facultad de reconocer elcerebro los estímulos que le llegan. En este caso los estímulos son los sonidos musicales y lo que se pierde es la capacidad musical. Una persona que padece amusia no puede discriminar las características básicas de una nota o serie de notas y matices musicales e incluso, en los casos más extremos, los individuos son incapaces  de diferenciar entre sonidos de distinta tonalidad.

Como en el caso de las afasias (pérdida de capacidad de producir o comprender el lenguaje), la amusia no se debe a una alteración en el propio sistema auditivo sino que procede del sistema central, es decir, del cerebro.

Hay muchos tipos de amusia, casi tantos como componentes musicales, y no son fáciles de detectar ya que son tan frecuentes que muchas veces no se asocian a trastornos neurológicos  sino a la carencia de estudios musicales. No obstante, a pesar de esa gran variedad, podemos distinguir principalmente entre tres tipos: sensoriales, motoras y mixtas.

– Las motoras: se caracterizan por la pérdida de capacidad para realizar alguna actividad motora

  • La amusia vocal: consiste en una pérdida de capacidad de cantar silbar y tararear.

  • La amusia instrumental: la pérdida de capacidad para tocar un instrumento.

  • Agrafia musical: es la incapacidad para transcribir una serie de notas escuchadas o para copiar una notación musical.

– Las sensoriales:

  • La  amnesia musical: se caracteriza por la dificultad que tiene el  paciente para diferencia una canción que debería conocer.

  • La alexia musical: incapacidad para leer la notación musical.

  • Trastornos del sentido del ritmo: dificultad para discriminar patrones rítmicos o producirlos.

  • Amusia receptiva: dificultad para discriminar las características básicas de una nota o una serie de notas. El caso extremo es la incapacidad para diferenciar entre sonidos de diferente tonalidad y puede venir acompañada de una sensación desagradable cuando se escucha música.

Como en casi todas las actividades del cerebro, son varias partes del mismo las que participan en dicha percepción musical. Por lo tanto el tono, el timbre, el ritmo, la melodía y la respuesta emocional propiciada por la música podrían tener localizaciones cerebrales distintas.

La percepción y producción musical es una capacidad muy particular del cerebro y que está siendo motivo de estudio neurocientíficos, ya que cada vez cobra más fuerza el concepto de música como lenguaje que expresa emociones. Aunque la música se identifique con un tipo de lenguaje este no tiene que ver nada con el convencional. Por lo tanto, la persona que sufra amusia no tiene porque tener ningún tipo de problema para comunicarse de forma normal. No obstante sí que cabe la posibilidad de que en algunos casos la amusia y la afasia se presentan juntas en una misma persona.

Vía| rincón de la psicología, scribd, el enciclopedista

Imagen| rincón de la psicología , 100citíficas, sites México

Recommended Posts

Leave a Comment