In blog

La mayoría de nosotros conocemos que nuestras extremidades y otras partes del cuerpo se van formando cuando aún estamos en el vientre de nuestra madre. Son nueve meses donde nuestro desarrollo será muy importante para salir preparados ahí fuera. Por ejemplo, es a partir del cuarto mes cuando se forman les cejas, pestañas y uñas del feto. En cambio, no será hasta el sexto mes cuando los ojos se empezarán a abrir o se puedan observar las huellas en los dedos y las manos.

El crecimiento del bebé es algo que preocupa a los progenitores desde el mismo momento en que se tiene constancia que un nuevo ser está por llegar, por eso las revisiones médicas y las ecografías se producen de forma rutinaria para tener la constancia de que todo esté en orden y sigue el cauce natural de un embarazo. Pero hay una parte que no se puede contemplar en el mismo monitor que nos refleja la imagen del feto en el vientre materno, el cerebro.

CEREBRO FETO2Igual de importante que el progreso externo es el interno. Aunque las dificultades para conocer la evolución de este último sean mucho mayores no está de más conocer algunos detalles que pueden ayudar a que el bebé nazca con un cerebro fortalecido. Por ejemplo ¿Sabías que a partir de los 18 días el cerebro del feto ya empieza a desarrollarse? Se irán formando células nerviosas que más tarde pasarán a ser neuronas. Una gran parte de esas células se morirán antes del parto por lo que es importante estimularlas a través de música, cantos y conversaciones.

En cuanto a la primera actividad cerebral que se produce tiene lugar a las siete semanas de gestación y coincidirá con los primeros movimientos fetales. En cambio, si nos remitimos a las primeras conexiones cerebrales importantes se producirán en un intervalo de 24 a 28 semanas. Para ese entonces el feto comenzará a interactuar con su entorno, adquieriendo los primeros aprendizajes que le servirán para el futuro. No pensemos que el bebé permanece dentro de la placenta como si estuviese aislado, lo cierto es que sólo habría que esperar algunas semanas más para que llegue, incluso, a tener memoria a corto plazo y mostrar respuestas asociadas a las funciones cognitivas de las personas.

Por tanto, y teniendo en cuenta la temprana conexión que el feto tendrá con el exterior, es indispensable la comunicación con él. Crear un vínculo es importante y será percibido por el futuro bebé. También será muy imprescindible para el desarrollo cerebral la alimentación de la madre, no sólo durante los meses de gestación sino también antes. El ácido fólico es una vitamina B que ayuda a reducir el riesgo de los llamados Defectos del Tubo Neural (DTN) que se producen en la médula espinal y en el cerebro. Será muy importante que semanas antes de producirse el embarazo se consuma 400 gramos de ácido fólico diarios para evitar que el bebé padezca DTN.

Estar debidamente informados de aquello que es beneficioso o perjudicial para el cerebro del bebé podrá ser decisivo para su futuro. El cerebro humano se va desarrollando al mismo tiempo que lo hace nuestro cuerpo y por eso necesita los mismos cuidados y así el día de mañana podrá gozar de buena salud.

Vía| Todo papásSomos múltiplesE how, Crecer feliz, Acog

Imagen| Embarazo 10, chop

Recommended Posts

Leave a Comment