En Sin categoría

La dedemencia2finición de demencia senil es muy amplia y ambigua y no podemos ser precisos al respecto, no al menos todo lo precisos que quisiéramos. Si podemos puntuar que sus síntomas son causados por cambios en el funcionamiento del cerebro y que afecta principalmente a las funciones cognitivas de una persona, es decir, pensar, percibir y aprender. Se caracteriza por un deterioro progresivo de la memoria a corto y largo plazo.

Es poco frecuente que este padecimiento afecte a personas menores de 65 años, ya que el riesgo va aumentando a medida que envejecemos. Cuando este trastorno va avanzando la calidad de vida del enfermo disminuye enormemente. Ya no puede ni llevar una rutina normal, ni interactuar con su entorno. Tampoco puede realizar actividades que antes eran cotidianas y que hacía de manera independiente.  A parte de todas las disfunciones anteriores el paciente también puede tener episodios de agresividad y y padece desorientación de tiempo y espacio. Pero los síntomas de esta enfermedad son innumerables y van desde el insomnio, desorientación, pérdida de equilibrio, confusión, fatiga (de carácter más leve) hasta aquellos que ocurren en las etapas más avanzadas como la dificultad al caminar, cambios en la personalidad o los problemas comunicativos.

La demencia es un mal irreversible que se puede diagnosticar e incluso en algunos casos hasta ralentizar el proceso, pero de cualquier forma las causas de esta enfermedad no están del todo esclarecidas. Algunas veces existen antecedentes genéticos otras se trata  del estrés oxidativo del sistema nervioso central y los estudios apuntan a que el  consumo elevado de aluminio de diversas fuentes también ayudan a la aparición de la demencia. Las lesiones cerebrales y el consumo excesivo de alcohol son posibles causas. Por eso, las medidas preventivas que se estilan no distan muchos de las que se podrían aconsejar para cualquier otra enfermedad. Ejercitar la memoria con frecuencia es muy beneficioso, así como mantener unos hábitos físicos y emocionales sanos. Esto comprende desde llevar unos horarios fijos de sueño y comida con dieta sana hasta paseos al aire libre y evitar cualquier producto con aluminio siempre que sea posible.

La familia y el entorno deben procurar que la persona haga todo lo que pueda por sí mismo, aunancianos 1que siempre bajo supervisión. Dado el estado de desorientación al que se encuentra sometido el paciente, lo más conveniente es que se le fijen unos horarios lo más estrictos dentro de lo posible para que de esta manera pueda situarse mejor.

Las personas con demencia tienen un comportamiento parecido al que tendría un niño, por eso también es recomendable que no se le faciliten o se pongan a su alcance objetos con los que se pudiera dañar. Marcar las puertas de las habitaciones para que el individuo pueda reconocerlas y distinguirlas. En definitiva todo debe estar dispuesto para que el enfermo lleve la vida más fácil que sea posible y sobre todo que tenga autosuficiencia.

Hasta el momento no existe ningún patrón de predicción que pueda indicar como va a desarrollarse todo el proceso, una vez que la enfermedad ha sido detectada. Y es que la mente humana sigue siendo un misterio sin resolver.

Artículos relacionados| Un largo camino hacia el desaprendizaje

Vía| salud, saludalia, medlineplus, abc medicus

Imagen| geriatras, tavad, Medical Press

Recommended Posts

Leave a Comment