En Sin categoría

Cada vez son más las personas que se preocupan por mantener en forma su cuerpo. Vivimos en una sociedad donde el físico se tiene en cuenta tanto en las relaciones personales como en las laborales. ¿Alguna vez has pensado entrenar también a tu cerebro? El sudoku diario del periódico no es suficiente (aunque sí un hábito saludable) para que tu cerebro goce de una salud de hierro. Debemos conocer muy bien qué es lo que necesita esta parte tan importante de nuestro cuerpo.

CEREBRO3

Con el paso del tiempo nuestro toda persona necesita más cuidados, ya que empezamos a experimentar carencias que hasta el momento no se habían dado por cuestiones de edad. Por desgracia, el cerebro no es una excepción y debemos estar preparados para plantarle cara al paso de años y mantener un buen ritmo cerebral en la medida de lo posible. Pero ese no es el único motivo que, a menudo, nos incita a recurrir a juegos que nos hacen estrujar la masa cerebral, otro motivo para ejercitar el cerebro es el de querer aumentar la inteligencia. Según el investigador Taylor Harrison, la idea de que el entrenamiento cerebral puede lograr un aumento de la inteligencia no cuenta con estudios que realmente lo evidencien. Lo que sí mejora de forma indudable es nuestra memoria.

¿Sabías que el ejercicio físico te puede ayudar a mantener en forma tu cerebro? Así es, estos beneficios se deben a que se logra reducir la tensión neuromuscular y se proporciona una subida de endorfina. De esta forma, se cumplen dos premisas esenciales para evitar inconvenientes como el estrés, la ansiedad o la depresión. Otra actividad más pasiva pero que no debes descuidar es la de dormir, es importante cumplir las ocho horas de sueño diarias para optimizar la capacidad comprensiva y la retención memorística. Tan importante resulta que hay estudios que relacionan la falta de sueño crónica con algunos casos de alzhéimer.

Igual de importante resulta mantener una buena alimentación. Por ejemplo, incluir el pescado en nuestra dieta diaria puede ayuda a favorecer la evolución cognitiva. No hay ningún misterio, son los ácidos grasos esenciales y el omega 3 los mejores amigos de la memoria; por cierto, ambos muy recomendables cuando se atraviesan enfermedades como la depresión.

Y, sobre todo, cálmate. Tómate tiempo para tí, disfruta de lo que más te gusta y deja relajada tu mente. Huye del estrés que no tendrá otro efecto más que un importante daño a tu memoria. Si sigues estos consejos y otros más que recomiendan los expertos tendrás un cerebro a prueba de bomba o, al menos, no será porque tú no hayas puesto de tu parte. Seamos consecuentes con nuestros hábitos de vida, informémonos para potenciar lo mejor de nosotros mismos y los resultados no tardarán en aparecer. No olvides que la felicidad también es producto de un cerebro sano y que, para lograrlo, nosotros tenemos un papel protagonista a lo largo de nuestra vida.

Vía| El Confidencial, Refugio antiaéreo, Tu discovery, El diario ny, RTVE

Imagen| Mejor con salud, siempre88.9

Recommended Posts

Leave a Comment