In blog

Phineas Gage era un joven capataz que trabajaba en la construcción de unas vías de ferrocarril en Vermont (Estados Unidos). Una de sus funciones principales era colocar explosivos en los agujeros taladrados en la roca. Para ello, llenaba los orificios de pólvora, los cubría con arena y los aplastaba con una pesada barra de metal.

La mala suerte provocó que el 13 de septiembre de 1848 Phineas olvidara tapar el agujero con arena, por lo que al introducir la barra de metal una chispa hizo que explotase la pólvora y que el hierro saliera disparada atravesando el cráneo del capataz.

La barra (de aproximadamente un metro de largo y tres centímetro de diámetro) entró en el cráneo por la mejilla izquierda del obrero y salió por la parte superior de la cabeza tras perforar el córtex cerebral anterior. Los daños se concentraron fundamentalmente en la parte del lóbulo frontal.

Este desgraciado accidente provocó en Phineas Gage un potente cambio dephineas gage temperamento y personalidad y fue precisamente este diagnóstico el que supuso un hito en el campo de la neurociencia, pues permitió determinar que esta parte del cerebro, que había sido dañada por la barra, era la encargada de todos los procesos relacionados con las emociones, la personalidad y la interacción social de los individuos.

Phineas no solo sobrevivió al accidente sino que en pocos minutos recuperó la consciencia y, a pesar de los rudimentarios protocolos médicos, no perdió capacidades fundamentales como andar o hablar de forma racional. La recuperación física de Gage fue completa en tan solo unos meses.

La parte más dura del accidente fue sin duda el cambio en la conducta del capataz. El Dr. Hallow, encargado de su recuperación, relató los primeros cambios de comportamiento de Gage.

“Phineas, muy querido en el pueblo por su bondad y amabilidad antes del accidente, se volvió caprichoso y pueril”
“Tiene frecuentes accesos de irritabilidad, es irreverente y manifiesta poca consideración por las personas que lo rodean”

Phineas Gage ya no era el mismo. Poco después del accidente abandonó su puesto de capataz y nunca más fue capaz de conservar ningún empleo por mucho tiempo.

Este caso supone un aspecto determinante para futuras investigaciones neurocientíficas y el estudio del comportamiento humano. La lesión constituyó, a su vez, un hito en las denominadas funciones ejecutivas de los individuos, aquellos procesos cerebrales que permiten formar un esquema teórico de ideas encargadas de determinar las decisiones que tomamos y el comportamiento que seguimos.

Os dejamos un vídeo, muy ilustrativo, de la famosa historia de Phineas Gage

#

Vía| Cebrino Cruz, Jesús Los porqués de la naturaleza, El curioso caso de Phineas Gage

Imagen|  Phineas Gage 

Recommended Posts

Leave a Comment