In Sin categoría

¿Nunca te has cruzado por la calle con un desconocido cuyo olor te ha conquistado sin tan siquiera deparar en su aspecto físico o si iba o no conversando con alguien? El aroma que desprendía fue suficiente para que tu atención se dirigiese hacia esa persona. A menudo estamos tan preocupados por nuestra estética o nuestro discurso de cara al público que olvidamos un aspecto de nuestra presencia que tiene un poder muy subestimado: el olor. El olor que percibe una persona está muy relacionado con el estado de ánimo o las emociones que atraviesa en ese momento y esto no es de extrañar si tenemos en cuenta que el sistema olfativo y la sección límbica del cerebro (donde el cerebro recoge las emociones) están vinculados.

Pero, ¿cómo funciona el sentido del olfato? Al igual que el gusto, el olfato es un sentido cuyo funcionamiento es químico pues detecta los distintos compuestos disgregados en el ambiente con una poderosa ventaja: la distancia. Así como para degustar algo tenemos que poder disponer de ello la posibilidad de oler algo no requiere tanta cercanía. De hecho, ya son muchos los negocios que aprovechan su odotipo para sacarlo más allá de su local y conseguir que invada las calles de una ciudad. Si habéis tenido el gusto de visitar grandes ciudades como Nueva York, Madrid o Londres seguro que habéis podido vivir esta experiencia en los alrededores de determinados locales. Pero no es necesario irse lejos para haberlo vivido pues ¿no has pasado por la puerta de un cine sintiendo el irresistible aroma a palomitas flotando por los alrededores?

Las moléculas que determinan el olor en forma de vapor llegan a las fosas nasales y se disuelven en las mucosidades bajo las que se encuentran las células receptoras especializadas, que forman el epitelio olfatorio, capaces de detectar miles de olores diferentes. Las neuronas receptoras trasportan esta información hasta los bulbos olfatorios y sus receptores sensoriales, que son en realidad parte del cerebro, envían estos mensajes directamente a las estructuras del sistema límbico (zona donde se estimulan las emociones y memoria) y a la neocorteza, centro más avanzado donde se llevan a cabo las modificaciones de los pensamientos conscientes. Estas estructuras cerebrales acceden a nuestro recuerdos y nos trasportan a ciertos lugares o situaciones relacionados con las mismas sensaciones olfativas.

El olfato es una potente máquina del tiempo pues todos tenemos algún aroma que nos recuerda a nuestra infancia, a algún viaje hecho en el pasado o a alguna persona especial. No hay duda de que el olfato conecta directamente con nuestras emociones y puede ser un arma tan poderosa como una imagen o un sonido.

Todo aquello que pueda apelar a una emoción es una forma correcta de conseguir que una empresa conecte con los consumidores. Tanto es así que el olor es parte fundamental del denominado marketing sensorial, centrado en despertar sensaciones en el público de forma que se vea reflejado positivamente en los resultados.

Por si aún te quedaba alguna duda te ofrecemos un impactante dato de la Universidad de Rockefeller (Nueva York) donde se llevó a cabo una investigación que concluyó que el ser humano recuerda el 5% de lo que ve, el 2% de lo que oye, el 1% de lo que toca y ¡el 35% de lo que huele!

Aquí tienes algunos ejemplos curiosos que te pueden ayudar a entender mejor esta técnica del marketing sensorial: películas alquiladas con olor a pizza. Tal cual, al reproducir la película se desprende de forma automática un olor que simula el de una pizza recién hecha ¿qué se consigue con ello? despertar el deseo de consumo del espectador. Por otro lado, hay quien asegura que el lujo tiene un olor propio que lo caracteriza logrando de esa forma un rasgo característico respecto a otros ambientes.

Ahora entenderás a aquellos dependientes que se desviven por perfumar su tienda para lograr cautivarnos a la entrada. Un olor agradable puede ser el responsable de alargar nuestra visita y… ¿Quién sabe? Tal vez en esos minutos encontremos aquel producto que nos enamore.

Vía| Amparo Calandín, Puro MarketingMarketing OlfativoYoutube, Texas School for the Blind and Visually Impaired

Imagen| De PsicologíaMuy Interesante  

Recommended Posts

Leave a Comment