En Sin categoría

¿Aún estás con los propósitos de fin de año a cuestas? Te damos motivos para que los pongas en práctica de una vez por todas. Si estás entre esa amplia mayoría decidida a unirse ala moda del running pero te falta fuerza de voluntad que te empuje deberías saber que los beneficios no son sólo físicos.

Sabido es que hacer ejercicio de forma rutinaria te aportará beneficios como, por ejemplo, el control de la obesidad y el colesterol. También tendrá otros efectos muy positivos como la regeneración de los músculos, los cuales pierden densidad con la edad, y también protegerá las articulaciones de la artritis. No se nos puede olvidar un factor de motivación indiscutible, sobre todo para los más vanidosos ¿a quién no le gusta verse mejor? No sólo por dentro. Por fuera notarás como tu figura se estiliza y te ayuda a liberarte de esos kilos que venías arrastrando desde los polvorones y el turrón.felicidad

Es probable que la mayoría de los beneficios anteriormente enumerados los conozcas desde hace tiempo pero ¿conoces cómo te sentirás anímicamente al llevar a cabo este deporte? ¿Y los efectos directos que tendrá sobre nuestro cerebro? Los tiene y algunos de ellos son desconocidos hasta para los más fieles al running. Atento, porque puede ser el empujón definitivo a tu carrera como deportista.

Los investigadores de la Universidad de Illinois han llegado a la conclusión de que este popular deporte potencia el cerebro humano. Para comparar el ejercicio con otros estímulos expusieron a ratones a tres tipos de estimulantes cerebrales: alimentos sabrosos, juguetes nuevos y ruedas de ejercicio. Cual fue la sorpresa que la rueda fue el único estimulante que consiguió mejorar la función cerebral.

Estos no han sido los únicos ratones que han participado en una investigación de este tipo. Experimentos de Tim Bussey, profesor de neurociencia, mostraron que si practicas running u otros ejercicios aeróbicos potenciarás el crecimiento de nuevas células en el cerebro. Este proceso es conocido como neurogénesis y se observa, en gran parte, en zonas relacionadas con la memoria y el aprendizaje. En un intento de buscar una explicación ante este fenómeno Bussey no ofrece una respuesta clara aunque sugiere que podría tratarse de un aumento del flujo sanguíneo o de los niveles de hormonas características mientras que realizamos esta actividad. Otra opción sería la relación con una bajada del nivel de cortisol, la hormona del estrés, durante el ejercicio.

Cierto es que estas investigaciones científicas no hablan de beneficios cerebrales evidentes o notorios para quienes corren; ello no significa que no existan. Por ejemplo ¿sabías que correr te hace más fuerte mentalmente? Aquellos que estén combatiendo algún tipo de adicción notarán que les puede ayudar en el proceso de rehabilitación. Además, mejorará tu estado anímico. Seguro que has oído hablar de la ansiada endorfina, las llamadas moléculas de la felicidad. Correr hará que tu cuerpo produzca esta sustancia haciendo que las personas estén de buen humor, sean más felices y se sientan mejor.

Recuerda, todo en su justa medida. Ninguna actividad debe convertirse en una obsesión sino en una experiencia reconfortante que no cree dependencia ni genere malestar cuando no se realice.

Vía| Runners, EnForma, RunningConsulting, MuyInteresante

Imagen| Fitness Rossa, Revista Farmanatur

Recommended Posts

Leave a Comment